miércoles, diciembre 7, 2022
Inicio Cantes flamencos

Cantes flamencos

Escucha el cante flamenco de los mejores cantaores de la historia. Podrás escuchar todos los palos del flamenco. Los cantes flamencos desde sus raíces.

Pepe Pinto

Pepe Pinto – Menos faltarle a mi mare (Soleares)

1
Menos faltarle a mi mare de mi alma, tó te lo consiento, serrana; menos faltarle a mi mare, que a una mare no se encuentra y a ti te encontré en la calle. Vete, vete, vete, si a ti te tiene cuenta.
Niña de los Peines

Niña de los Peines – Al Gurugú (Tangos)

1
No te metas en quereles , porque se pasan muchas fatigas; mira si vivo con pena que estoy muerta estando viva.
Pepe Marchena

Pepe Marchena – La hija de Juan Simón (Milonga)

1
Enterraron por la tarde a la hija de Juan Simón; y era Simón en el pueblo el único enterrador.
Manuel Vallejo

Manuel Vallejo – Yo no tengo más remedio (Fiesta por bulerías)

1
Con tu recuerdo vivo yo, por tu recuerdo muero; y en medio de esta angustia mi amor te espera porque te quiero.
Manuel Escacena

Manuel Escacena – Me gusta por la mañana (Guajira)

0
A mí me gusta por la mañana, después del café bebido, pasear por Las Habanas con mi tabaco encendido.
Pepe Marchena

Pepe Marchena – La rosa (Milonga)

6
Era un jardín sonriente, era una tranquila fuente de cristal. Era a su borde asomada una rosa inmaculada de un rosal. Era un probe jardinero que cuidaba con esmero del vergel; y era la rosa un tesoro de más quilates que el oro para él.
El Chato de Las Ventas

Chato de Las Ventas – El que viva en el año dos mil (Tanguillos)

12
El que viva en el año dos mil verá con asombro los tiempos cambiaos; pues no hará falta ni un albañil aunque haya goteras en algún tejao.
Antonio Mairena

Antonio Mairena – La tierra con ser la tierra (Soleá)

0
La tierra con ser la tierra se comerá mi dolor; al pie del almendro estuve y no le corté la flor.
El Carbonerillo

El Carbonerillo – La pena grande es la pena (Fandango)

5
La pena grande que se llora, con las lágrimas se va; la pena grande es la pena que no se puede llorar; esa no se va, se queda.
Niña de los Peines

Niña de los Peines – Canción del ole (Bulerías)

1
El ole es una palabra, ¡Ole! que no tiene explicación, el ole es como una rosa, ¡Ole! que sale del corazón.
Paco Isidro

Paco Isidro – Olas de la mar (Fandangos)

0
Conchas llenas de lunares, olas de la mar en calma; si tú admites mis amores yo te entregaré mi alma, María de los Dolores.
Cojo de Málaga

Cojo de Málaga – Nadie se arrime a mi cama (Tientos y tangos)

0
Nadie se arrime a mi cama, que mi enfermedad se pega; el que de mi mal se muere hasta la ropa le queman.
Isabelita de Jerez

Isabelita de Jerez – Cositas que no pueden ser (Bulerías)

0
Que no sé meter mal; es tu mare la que muerde con la boquita cerrá.
Corruco de Algeciras

Corruco de Algeciras – Que tan mal te aconsejó (Fandangos)

0
Quién sería aquella persona que tan mal te aconsejó; qué cosas no te diría que me aborreciste de muerte, tanto como me querías.
Niña de los Peines

Niña de los Peines – Entre sábanas de Holanda (Bambera)

0
Entre sábanas de Holanda y colcha de carmesí, está mi amante durmiendo; que parece un serafín.
Antonio Mairena

Antonio Mairena – Se llamaba Carmen (Bulerías)

1
Era trianera y se llamaba Carmen, gitanilla pura, graciosa y juncal, cantando y bailando era incomparable que por toa España era renombrá.
Antonio el Chaqueta

Antonio El Chaqueta – María Dolores (Canción por bulerías)

0
Dios te ha dado la gracia del cielo, María Dolores, y en tus ojos en vez de miradas hay rayos de sol; déjame que te cante, morena de mis amores, un bolero que embruje tu garbo que es tan español.
Tomás Pavón

Tomás Pavón – En el barrio de Triana (Martinete y debla)

1
En el barrio de Triana ya no hay pluma ni tintero para escribirle yo a mi mare, que hace tres años que no la veo.
Manolo Caracol

Manolo Caracol – Gitana blanca (Zambra)

0
Y al pasar junto a tu vera a la cara te miró; y poniéndole el alma entera el gitano así cantó.
Pepe Marchena

Pepe Marchena – Por las trenzas de tu pelo (Milonga)

4
Por las trenzas de tu pelo un canario se subía; y se paraba en tu frente y en tu boquita bebía creyendo que era una fuente.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad