Carcelera

Este cante es primitivo del grupo de las tonás, al igual que los martinetes, y con muy poca diferencia con relación a este último palo, tan es así que Molina y Mairena no encuentran diferencia entre ambos estilos, y dicen: “Lo que individualiza a la carcelera son las letras que, como indica el nombre, aluden a prisiones y encarcelamientos. Por otra parte, el tema de la cárcel no es privativo de la carcelera, sino común a las tonás en general”. Y concluyen: “Lo más probable es que en algún tiempo se llamase carcelera a las tonás, por abundar las coplas alusivas a la carcel, pero sin implicar la existencia de una forma especial” (Mundo y formas del flamenco.- pág 165)

Cante “a palo seco”, es decir, sin acompañamiento de guitarra, no se baila y carece de compás. Es un cante desgarrador y así lo expresan sus letras:

Veinticinco calabozos
tiene la carcel de Utrera;
vinticuatro llevo andados,
el más oscuro me queda.

A la reja de la carcel
no me vengas a llorar.
Ya que no me quitas penas
no me las vengas a dar.

Maldita sea la carcel
sepultura de hombres vivos,
donde se amansan los “guapos”
y se pierden los amigo.

Un comentario

  1. yo como creo que soy un buen aficionao al flamenco megusta mucho estos artias que deellos apredemos

    comentario seria tan importante que no pedo espresar todo lo que siento de esto artistas que fueron tan umildes y tan grades para nosotros los aficionados muchas gracias

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*