Campanilleros

1
112

El nombre de este género aflamencado se debe a las personas que en algunas comarcas de Andalucía celebran el llamado Rosario de la Aurora cantando con el acompañamiento de unas campanillas, además de guitarras y otros instrumentos de percusión. La versión flamenca se debe al cantaor jerezano Manuel Torre, quien hacia princios de siglo realizó una versión acompañándose de la guitarra del Niño Ricardo, y que dejó grabada en 1929, junto al guitarrista Miguel Borrul con la letra clásica de “A la puerta de un rico avariento”. Hacia 1959 La Niña de la Puebla registró de nuevo este cante en una versión más asequible al gran público, obteniendo un enorme éxito que la catapultó definitivamente a la fama. El tema de las letras suele ser de carácter religioso, sin embargo el cante de campanilleros viene últimamente adaptado a otros tipos de letras, guardando siempre relación con el carácter religioso original. Se canta sobre un compás de 3×4 y el acompañamiento en tonalidad menor. La estrofa es de seis versos asonantados siendo el primero, tercero y quinto decasílabos, y el segundo y cuarto dodecasílabos, aceptando también una cuarteta octosílaba a la que se une otra hexasílaba.

Artículo anteriorCaña
Artículo siguienteCabal
Miguel Ortiz es una de las grandes personalidades sevillanas en el estudio y la investigación del flamenco, cuya labor se centra en su conservación e historia. Presidente de una de las entidades flamencas de mayor prestigio de toda Andalucía. Un conocedor de los entresijos del flamenco, que vive entre los cantes, toques y bailes de artistas flamencos profesionales y aficionados. Actualmente, fundando una entidad conocida como el Círculo Flamenco de Sevilla, dedicada al cultivo y divulgación del arte flamenco en sus tres vertientes y la promoción de cantaores, guitarristas y bailaoras.

1 Comentario

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here